¿Cómo superar el miedo a volar?


Llegan las vacaciones de Semana Santa y “a lo peor” se presenta la posibilidad de hacer un viaje que te apetece mucho, pero que requiere volar.

Hasta ahora lo has evitado a toda costa, esto te ha ayudado momentáneamente a sentir menos ansiedad, pero a medida que ha pasado el tiempo, cada vez te has sentido menos capaz de afrontar la situación. Así has ido construyendo un abismo mayor entre tu miedo y la posibilidad de volar.

“No existe el valor en la naturaleza. En la naturaleza existe el miedo. Por eso es más fácil tener miedo que tener valor; el miedo viene por sí mismo, no es preciso ir a buscarlo”. V.G.Rossi
— MM


Antes de volar, te has preparado, intentando no pensar en el miedo, pero paradójicamente contra más lo intentas, menos lo consigues. El uso de fármacos y otras substancias que a veces, te podrían ayudan a sofocar la ansiedad momentáneamente, pero no dejan de ser una muleta para intentar afrontar el terror que te produce la situación.

Cuando no te ha quedado más remedio que coger un avión, seguramente te has hecho acompañar de alguien para sentirte más seguro, como si tu acompañante pudiera salvarte en caso de haber tenido un accidente aéreo. El acompañamiento para poder afrontar la situación, en estos casos, no hace más que confirmarnos nuestra imposibilidad, incluso puede generar culpa y deuda hacia el otro si éste declara que lo hace tan solo por ti.

“Llevo conmigo las heridas de las batallas que he evitado” Pessoa
— MM

Si por casualidad has conseguido entrar en el avión, muy probablemente el miedo intenso se ha apoderada de ti y cualquier pequeño gesto del personal del avión, cualquier ruido inesperado o cualquier movimiento del aeroplano pueden hacer que tu terror se convierta en pánico, intentar controlar todo, te hace perder el control.

Cualquiera que tenga un mínimo sentido común siente un pellizco en el estómago cuando tiene que volar. Hace falta una buena dosis de inconsciencia para no dudar ni por un segundo que ese amasijo de metal se vaya a mantener en el cielo cargado de personas.

El miedo mirado a la cara se transforma en valor, el miedo evitado se convierte en pánico
— MM

El miedo es la más antigua e importante de las emociones, la que nos protege ante las amenazas y los peligros, poder sentir miedo es pues una suerte !. Sin embargo, si el miedo se vuelve terror, nos bloquea, nos limita y la labor que debería desempeñar se vuelve en nuestra contra transformando una función sana en un problema, entonces es cuando aparece el ataque de pánico i/o la fobia.

 

 Si ante el miedo a volar has aplicado alguna de las soluciones anteriores y sigues sintiéndote bloqueado, es probable que te encuentres en ésta situación.

Photo by  Inspirationfeed  on  Unsplash

Photo by Inspirationfeed on Unsplash



¿Cómo te ayuda la TBE con el miedo a volar?

La TBE tiene una efectividad del 95% en el tratamiento de éste problema. Un buen terapeuta estratégico te guiará en éste proceso para que puedas conseguir tu objetivo con la utilización de los recursos necesarios, ni una sesión de más.

Primero hay que apagar el fuego añadiendo más leña, así que utilizamos la peor fantasía. Te prescribo durante quince días, treinta minutos al día de peor fantasía, es decir, la persona ha de provocarse el miedo de manera voluntaria y deliberada para combatirlo. El miedo mirado a la cara, se convierte en valor. Con esta maniobra conseguimos rebajar los pensamientos y la ansiedad que éstos generan.

En segunda sesión te doy indicaciones para poner en marcha una vez hayas llegado al aeropuerto, donde hay que observar atentamente para detectar las señales que nos indican el miedo en el resto de viajeros, a su vez, te explico cómo deberás cruzar los dedos y apretar las manos hasta sentir dolor, cada vez que sientas miedo dentro del avión.

Finalmente, una vez llegado al destino, siempre le pido a mi paciente que me escriba un mensaje para comunicarme que ha llegado a su destino.

 ¿Necesitas ayuda con ésto?

El negocio de la felicidad

Hoy es según la OMS el día mundial de la felicidad. Ser feliz está de moda, a diario leemos la propaganda en los post de las redes sociales, las tazas dónde tomamos café, en las secciones de autoayuda de las librerías, las conferencias motivacionales, etc.

“El mal del pensamiento positivo”

Lejos de encontrar la felicidad, esta exigencia social nos coloca en una situación más frágil. Ya sabemos que muchas veces, con las mejores intenciones obtenemos los peores resultados y cuánto más buscamos la felicidad, de manera paradójica, más desgraciados nos sentimos.

“Y como no sabía que era imposible… lo hizo”

Además, Pensar en positivo y esforzarse no es siempre suficiente. Esperar el éxito profesional o personal simplemente con el deseo y el esfuerzo es muy osado y naíf. La motivación y el trabajo constante son importantes para la superación, pero salir de la “zona de confort” no es el único ingrediente, ya que estamos menospreciando una variable que no podemos controlar y que inevitablemente influye enormemente en la ecuación: el contexto.

“La dictadura de la positividad”

Concederse las emociones negativas y el malestar forma parte de una vida equilibrada y funcional, no podemos estar felices todo el tiempo porque no sería saludable. Pedir a alguien que está afrontando un momento difícil que se sienta feliz, es cruel. Hay que normalizar las emociones negativas, que existen y se manifiestan para regular nuestro organismo de manera sana.

“El exceso de control, definitivamente nos hace perder el control”  

El intento del control del entorno supone otro de los esfuerzos que ayudan a sentirse de lo más frustrado. Buscamos seguridad en las cosas que pretendemos, intentando dominar el futuro con nuestros pensamientos y acciones. 

¿Te sientes fracasado porque por mucho que le pides al universo no consigues lo que quieres? ¿La obligación de ser feliz te hace sentir un bicho raro? ¿La búsqueda incesante de la felicidad como si fuera el Santo Grial te hace sentir cada vez más desgraciado? Bienvenido al negocio de la felicidad.

¿Cómo discuten las parejas inteligentes?

Si quieres tener una comunicación fluida con tu pareja, te sugiero que primero te plantees qué podrías pensar o dejar de pensar, qué podrías hacer o dejar de hacer, para discutir más y mejor con tu pareja.

Photo by  Yoann Boyer  on  Unsplash

Photo by Yoann Boyer on Unsplash

Lejos de proponerte un decálogo de consejos del uso y disfrute de la comunicación en pareja, es importante que identifiques cuál sería, en tu caso, un guion de comunicación nefasto con tu pareja, y para esto te propongo ocho ingredientes que por si solos pueden llevar a la ruina vuestras relaciones. ¿Podrías añadir alguno más?

1.- Puntualiza: Explica cada cosa que pasa o lo que piensas que debería ser de manera analítica. Analiza y discute continuamente todo desde el punto de vista racional. Habla de manera fría de como deberían ser las cosas o demuestra a tu pareja de tiene razón en lo que hace o lo que piensa, anulando toda emoción o expresión de deseo.

Con las mejores intenciones, se consiguen los peores resultados. O. Wilde
— MM

2.-Recrimina: Echa la culpa de todo lo que sucede al otro.

3.- Echa en cara: Genera victimismo en tu pareja construyendo en ti una imagen de verdugo generando una situación de complementariedad, un guión comunicativo en dónde el conflicto está servido.

No son los tiranos los que crean a los oprimidos, sino al revés. H. Maturana.
— MM

4.- Sermonea: Predica moralinas de cómo deberían ser o hacerse las cosas. Dentro de un buen sermón podemos encontrar el echar en cara y la puntualización, se trata de un ingrediente que podría ser la quintaesencia de la discusión en pareja.

5.- ¡Te lo dije!: En otras versiones: -No me quisiste hacer caso y ves... -Lo sabía...! Úsala siempre que quieras hacer sentir al otro estúpido e incapaz, culpable por no estar a la altura y en deuda contigo, en cuanto a su reacción… es posible que logres desatar una tormenta emocional en tu pareja y convertirte en el pararrayos de su ira incontrolada .

6.- Lo hago solo por ti: Sacrificarte por la relación y haz sentir al otro que es inferior y que necesita de tus generosos actos altruistas, además con ésto garantizas que tu pareja se sienta en deuda contigo. Es un precioso modo de situarte por encima del otro haciéndote la víctima: -Mira que me haces hacer!.

La inteligencia no es no cometer errores, sino descubrir el modo de sacarles provecho. B.Brecht
— MM

7.-Deja, ya lo hago yo: Pese a que se pronuncie en el más dulce posible de los tonos, siempre logra descalificar las habilidades de la otra persona, enturbiando la más sincera de las buenas intenciones.

8.- Reprueba: Haga lo que haga la otra persona, sea cuál sea el esfuerzo que esto implique, haz que sepa que está bien, pero que no es suficiente, podría haberlo hecho mejor.

¿Te han recordado éstos apuntes alguna situación?,¿Coincides en reproducir alguno de éstos puntos?. Si pones en marcha estos ingredientes te aseguro encontrar en el otro las peores reacciones: frialdad y victimización en el mejor de los casos, defensa, culpa, rabia e ira si te empeñas.

Para mejorar en la comunicación, primero hay que pensar en cómo podríamos mantener o empeorar el problema de las discusiones en pareja, ya que antes de enderezar algo, debemos aprender antes todos los métodos para retorcerlo aún más.

Dialogar de manera inteligente con nuestra pareja, con los demás o con nosotros mismos, pasa por poner en práctica tácticas que nos ayuden a convertir los posibles desacuerdos en alianzas, ya que en la relación con las personas con las que estamos vinculados afectivamente, no hay nunca vencedores ni vencidos, sino que ambas partes ganan o pierden. ¿Necesitas ayuda?

¿Porqué deberíamos ser todos feministas?

Las mujeres del mundo entero, lo tienen más difícil.

 Las mujeres tenemos acceso restringido al poder, a la economía y al conocimiento. Cada logro en alguno de éstos ámbitos es una conquista personal, pero también es una conquista social. El sufragio femenino es legal en el Estado español desde el 1931 y hace tan solo 45 años que mi madre necesitaba el consentimiento de un hombre para abrir una cuenta en el banco o sacarse el permiso de conducir. Actualmente el acceso a puestos de poder, los salarios o el cuidado familiar siguen teniendo una repartición poco equitativa.

 De nosotras se espera que seamos personas prudentes, comedidas en las emociones, elegantes, entregadas a los demás, que estemos siempre dispuestas para agradar, que no destaquemos demasiado, educadas, solícitas y entregadas a acatar una identidad que no deja de ser un constructo social. Menuda tarea supone desaprender todo ésto.

No se nace mujer, se llega a serlo.
Simone de Beauvoir
— MM

Como dice Chimananda Ngozi, los oprimidos no son santos, y todos tenemos parte de responsabilidad en la construcción de nuestras relaciones con nosotros mismos, con los otros y con el mundo. En Psicoterapia actuamos de manera individual  o familiar, para generar pequeños cambios en estos tres ámbitos, que producen grandes diferencias en la vida de las personas.

¿Qué pequeño cambio podrías hacer hoy tú en favor de tener un mundo más igualitario y justo?

Chimananda Ngozi Adichie, escritora Nigeriana, nos explica en este Ted imprescindible: ¿Porqué deberíamos ser todos feministas?



Lo hago sólo por ti.

El problema de los que nunca tienen un “no” por respuesta.


Tener cerca una persona de estas tan solícitas que siempre están dispuestas a complacer a todo el mundo puede llegar a ser desesperante. Son personas a las que les cuesta poner límites porque sienten temor a decepcionar al otro o a no estar a la altura, y la mayoría de veces se dan más de lo sienten que deberían, sacrificándose continuamente por los demás.


Photo by  a befendo  on  Unsplash

Photo by a befendo on Unsplash


Cuando alguien se sacrifica, siempre deja en deuda al otro, así se empiezan a generar relaciones poco saludables en las que uno espera ser compensado por lo que ha hecho, poniendo expectativas en el comportamiento del otro. La persona que recibe, a veces sin haberlo pedido, se encuentra en deuda con el que se ha sacrificado. ¿Os suena la secuencia?, Seguramente en alguna ocasión os  habéis encontrado con una situación al menos similar.


No son los tiranos los que crean los oprimidos, sino al revés.

Maturana.
— MM

Si haces algo por otro esperando algo a cambio, estás generando una expectativa que la mayoría de veces no se cumple de la manera en que la has pensado. Es entonces cuando nace la frustración y se siente la tristeza y la rabia, expresándose en frases como: -nunca me tienes en cuenta, -yo no soy considerado, -me he cansado de esforzarme tanto por ti, -me gustaría que alguien me hiciera caso, -todos pasan de mí, -siempre soy el último, -nadie se preocupa por mi, etc… volviéndose una víctima de sus propias expectativas, una persona desilusionada de los demás y de sí misma.

El conflicto está servido, ya que además éste comportamiento obliga al otro a sentirse inferior, ya que necesita de un “generoso” altruista.


¿Te reconoces como alguien que le cuesta decir que no?¿Te gustaría cambiarlo? Te doy un par de pistas:

Aprender a ponerse límites a uno mismo, es una cuestión clave en éste asunto, porque si uno se pone en la posición de víctima, convierte directamente al otro en verdugo. La clave es decidir qué es lo que estamos dispuestos a hacer porque nos nace y nos apetece, ni más ni menos, sin reclamar el reconocimiento ni la gratificación por lo que hemos hecho.


Si quieres ver, aprende a obrar.
Heinz von Foerster
— MM

Si empiezas a dejar de sacrificarte hay una frase que deberás dejar de decir: -lo hago sólo por ti!. Así mismo deberás aprender a poner límites y para esto necesitas poner en práctica decir que no. Como se trata de algo que genera dificultad, elige bien la situación y la persona para poder correr un pequeño riesgo y entrénate negándote a sus demandas diciendo: - me encantaría pero no puedo. Dime cómo te va con esto.

“Corrígeme si me equivoco” G. Nardone. Ed. Herder.


Terapia Breve Estratégica en Mataró.

Descubre un nuevo enfoque de resolución de problemas que te ayudará a conseguir el cambio que estás buscando.



No podemos resolver problemas utilizando el mismo modo de pensar que cuando los creamos.

— A. Einstein
— MM

Me podéis encontrar en Mataró, trabajo desde el modelo de Terapia Breve Estratégica; una manera rápida pero profunda con la que encuentras tus propios recursos para enfrentarte a las dificultades de la vida.


  • Partimos juntos del presente y nos orientamos al futuro.

Pese a que los problemas humanos pudieran ser extremadamente complicados, persistentes y dolorosos, no requieren necesariamente soluciones difíciles y largas en el tiempo.

Trabajamos conjuntamente de manera activa para solucionar el problema en el mínimo de sesiones posibles.

Para producir un cambio, nos centramos en ti, en tu manera de percibir el problema y centramos los esfuerzos en saber cómo se articula el problema, sin buscar las causas que generan la dificultad.


La realidad no es lo que nos pasa, sino lo que hacemos con lo que nos pasa.
Huxley

— MM

  • Te ayudo a solucionar problemas concretos.

Solucionamos problemas específicos y evaluamos las mejoras sesión a sesión, de ésta manera, podrás decidir cuándo has conseguido tu objetivo.


No hay buen viento para el barco que no sabe a qué puerto se dirige. Séneca.

— MM

  • Nos caracteriza la profesionalidad, el soporte y la calidez humana en el acompañamiento en sus procesos de cambio. 

Como afiliada al Centro di Terapia Strategica di Arezzo en Italia, facilitamos el cambio a través de protocolos de contrastada eficacia creados por el CTS - Italia.


Centro di Terapia Strategica. Arezzo. Italia.

Centro di Terapia Strategica. Arezzo. Italia.


Te ayudo a encontrar una solución rápida y duradera a tu dificultad adaptándome a ti.


La vaquita


¿No puedes abandonar tu problema porque te está beneficiando de algún modo?


psicologos-mataro.png

Siempre arriesgamos alguna cosa si cambiamos y muchas veces no estamos dispuestos a renunciar al beneficio que obtenemos mientras existe nuestro problema, pero cuando no queda más remedio que cambiar, debemos tener en cuenta qué recursos tenemos para ponerlos en juego.

Descubrí esta historia en un episodio de Merlí, en dónde el profesor de filosofía explica a sus alumnos que una situación desfavorable se puede convertir en una oportunidad.

La historia dice así:

Un maestro sabio y su discípulo andaban por un bosque y vieron una casa de aspecto decadente, allí vivía una familia muy pobre.  Ambos se acercaron a visitar a la familia.
El maestro le preguntó al padre cómo hacían para sobrevivir en aquellas condiciones, el hombre le contestó: - Nosotros tenemos una vaquita que nos da leche. Con el poco dinero que ganamos con esta leche sobrevivimos.
Cuando el maestro y su discípulo se fueron, el sabio le ordenó a su discípulo: -Tira a la vaca por el precipicio.
El discípulo así lo hizo. 
Unos años después, el joven regresó avergonzado para pedir disculpas.
La casa ya no era una choza. La familia había prosperado.
Entonces, el padre de la familia le explicó que la vaquita se cayó por el precipicio. Al morir la vaca, tuvieron que desarrollar habilidades que no sabían que tenían para sobrevivir. Gracias a esto vivían más cómodamente que antes.”

¿Cuál es tu vaquita?

Te ayudo a convertir tus límites en posibilidades.


Si tienes que forzarlo, no es tu talla.

¿Cuántas veces has ido a comprar unos zapatos y pese a que no te sentaban bien, has acabado llevándotelos?

pic by Michelegaubert

pic by Michelegaubert

 


En consulta y en la vida, encuentro personas que sufren por forzarse en relaciones que no les sientan bien, ya sea por la concepción que tienen de cómo debería ser una relación o porque sus parejas no son las personas más compatibles; como cuando vas a comprar unos zapatos e intentas meter el pie e incluso andar en los que no son de tu talla.

“El amor es el más sublime de los autoengaños” Giorgio Nardone.
— MM

 

Cuando hablamos de amistad, las relaciones son más igualitarias, no generan tanta confusión porque las personas se sienten más libres de relacionarse sin renunciar a sí mismas. La cosa se complica cuando hablamos de relaciones de pareja, donde los constructos socio-culturales entran en escena marcando una creencia de cómo deberían ser las cosas. La mayoría de las veces, esos mitos del amor romántico entran en conflicto con nuestras emociones y nuestra voluntad.

Entonces, ¿Cómo hacemos para vincularnos emocionalmente con alguien de una manera sana?  Te explico cinco ideas que pueden ayudarte a elegir y mantener una relación que te sienten bien.

“Si yo cambio, todo cambia” M. Proust.
— MM

  

1.- Todos somos naranjas completas: Las personas estamos completas desde que nacemos, no nos falta nada y mucho menos nos hace falta que nadie nos complemente. Pensar que necesitamos otra persona para ser felices es poner la responsabilidad fuera, eso no es justo para el otro y tampoco responde a la realidad. Consigue la felicidad por ti mismo y concédetela: si te haces responsable de construir tu presente podrás atraer a tu vida personas que puedan relacionarse contigo desde la igualdad y, por lo tanto, podrás vincularte desde el gozo de compartir y no desde la necesidad de depender. Construye tus relaciones desde la libertad y el respeto hacia ti mismo y hacia los otros.

“Esperar que te traten bien por ser buena persona, es como esperar que un tigre no te devore por ser vegetariana” B. Lee.
— MM

2.- La seguridad es para las puertas, el hogar y los coches: Ejercer el control de manera extrema, hace sentir que perdemos el control de nuestra relación ya que los celos nunca son una expresión del amor. Si sientes que has dejado de hacer cosas que te gustan por mantener una relación, seguramente estás renunciando a lo que a ti te gusta y eso acabará pasando factura. El sacrificio por amor siempre deja en deuda al otro, ya que la entrega interesada (lo hago sólo por ti) que se expresa desde una necesidad infantil de sentirse comprendido, aceptado y querido por el otro, es un regalo envenenado.

3.- No te asustes si te sientes atraído o deseas a otras personas: La exclusividad no está implícita en las relaciones de pareja y la búsqueda de placer es inherente al ser humano. Estar en una relación, no te excluye de poder amar a más de una persona a la vez. Sucumbir al deseo debe estar relacionado con la elección personal, así pues, se trata de saber que puedes decidir libremente qué hacer.

“El amor es un estado de imbecilidad transitorio” Ortega y Gasset.
— MM



4.- Estar en pareja es una elección: Para sentirse realizado como persona no hace falta tener pareja, casarse, tener hijos, tener un perro, comprarse un coche familiar y pagar una hipoteca.  Además, las reglas de cada relación deben de ser pactadas por sus miembros según sus valores y deseos. Una relación heterosexual entre dos miembros no es una ley natural ni tan solo se puede considerar universal a todas las culturas del mundo.

5.- Ni el amor es omnipotente, ni el enamoramiento debe durar siempre: Pensar que el amor lo puede todo, es como creer en la ley de la atracción o en la magia, además pretender sentirse como en el periodo de enamoramiento para siempre, sería un suicidio para cualquier ser humano por el desgaste energético que requiere, normalmente pasamos de ésta fase al amor de manera natural.

“Locura es hacer lo mismo una vez tras otra, esperando resultados diferentes”. A. Einstein
— MM

 Encontrar pues unos zapatos adecuados, bonitos y que te sienten bien, no es tarea fácil cuando nuestra elección se basa en una expectativa construida en base a una creencia rígida. El zapato de cristal que Cenicienta perdió en el baile con el príncipe, se puede convertir en una tortura si no te permite ser feliz. Si consigues quererte bien, sintiéndote libre de los mitos que imponen la idea del amor romántico, podrás querer mejor.

Marie Kondo y el Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC).


¿Cómo se genera un Trastorno Obsesivo Compulsivo? ¿Se trata de un trastorno común? ¿Cómo se puede intervenir? ¿Cuál es el modelo más eficaz de tratamiento?¿Es Marie tan cándida, dulce e inofensiva como parece o su método supone una amenaza para la salud mental? En éste post te explico la diferencia entre lo que propone el polémico método Konmari y la estructuración de un trastorno grave e invalidante como es el TOC.

Marie kondo se ha convertido en un personaje mediático con cuatro libros publicados a varios idiomas, un Best Seller, una escuela y una serie en Netflix. Ella propone un método para que, a través del orden del hogar, consigas el bienestar psicológico tú y el resto las personas con las que convives. El método Konmari, aplica una lógica estratégica infalible: clasifica los objetos por categorías y por espacios, consiguiendo con éste cambio desplazar la atención del tedio que significa ordenar y la presión emocional que implica deshacerte de objetos con carga afectiva (objetos que son regalos de personas especiales, o  que asociamos a momentos importantes de nuestras vidas). También ritualiza la  clasificación con gestos y palabras de agradecimiento hacia los objetos que debemos tirar.

En Netflix, las personas que siguen su método parecen tener problemas mucho más graves que el del orden, pero en esas casas americanas inmensas repletas de objetos, los protagonistas se sumergen en una odisea que les ocupa un par de meses y en el que descubren que el proyecto les ha vuelto mejores personas.


Pero, ¿Qué diferencia el método Kondo de un TOC?


Lo que estructura la patología del TOC es la irrefrenable necesidad de desarrollar comportamientos o pensamientos de manera repetitiva y ritualizada, que ocupan la mayor parte del tiempo de la persona invalidándola por completo.

Cuando una persona padece de TOC podría estar doce horas doblando el cable del secador de pelo hasta conseguir la “perfección”o lavarse durante horas las manos hasta producirse heridas en la piel por el temor de haber tocado algo sucio, contaminante o contagioso. Así pues, la lógica del trastorno es diferente a la que aplica Marie, ya que la personas que padece TOC hacen y piensan con sentido si atendemos al  intento de controlar una situación que la atemoriza por las consecuencias nefastas que puede tener, la lógica del método Kondo tiene que ver con una acción puntual en el tiempo, que provoca un cambio en una situación que generaba problemas y que no requiere de mucha intervención para su mantenimiento.  De hecho, el método en ocasiones, intenta solucionar una de las formas de TOC, la definida como hoarding, o la irrefrenable compulsión a guardar y retener los objetos sin tirarlos nunca.


Entonces, ¿Qué podría hacer que el famoso método nos estructurara un trastorno tan grave como el TOC?


 La rigidez puede convertir lo que es correcto, lógico y beneficioso en una condena.

  La rigidez en el orden podría llevarnos a la repetición hasta el absurdo, que se sostiene por la necesidad de estar absolutamente seguros de haber hecho bien alguna cosa, comprobando hasta la exasperación que hemos cerrado una puerta correctamente, que hemos apagado bien las llaves del gas, o que hemos clasificado los calcetines de la manera que deberíamos. De lo lógico, llegaríamos por exceso a lo ilógico.


folding-toc.jpg

El TOC es uno de los trastornos más  graves e invalidantes, afecta a un 7% de la población y  se caracteriza por rituales repetitivos y pensamientos obsesivos que bajo una lógica racional que se lleva al extremo, se acaban convirtiendo en absurdos e irracionales.

¿Cómo se construye ésta prisión?


Podemos encontrar cinco tipos de generación del trastorno, que habrá que tener en cuenta para poder proponer una solución.

1.- Cuando surge una duda a la que debemos responder de manera tranquilizadora.

¿Me habré contagiado de alguna enfermedad en el centro de asistencia primaria cuando he ido a visitar al médico?  Este pensamiento totalmente lógico podría desencadenar una necesidad de asegurarnos de que esto no ha sucedido y estructurar de manera rígida una serie de rituales respecto a la desinfección que hicieran que el pensamiento invadiera nuestra vida y no pudiéramos hacer nada más en todo el día que lavarnos, lavar la casa, lavar a nuestros familiares cuando llegan a casa, desinfectar lo que viene de afuera: ropa, bolsas, alimentos, animales, etc…

 
 
ansiedad-toc.jpg

2.- Cuando se pone en marcha un ritual dogmático derivado de una creencia o religión.

Creer que tendremos un castigo por pensar cosas que no debemos o actuar inmoralmente puede dar pie a la generación de rituales con el objetivo de inhibir la acción o de expiar la culpa. Rezar para obtener el perdón, o incluso orar para que todo salga bien como ritual propiciatorio, se puede repetir de manera que ocupe todo el día por no haber sido realizado de la manera correcta.

3.-Cuando se lleva al extremo un pensamiento lógico.

Para tomar una decisión debo analizar todas la probabilidades, así no me equivoco.  Si alguien que se atrapara en este tipo de pensamiento tuviera que decidir si debe o no poner en marcha el método de Marie Kondo, probablemente no llevaría a cabo ninguna de las acciones que propone. La búsqueda de la certeza absoluta de que estamos en lo seguro, nos impide actuar. Cuanto más intento controlar, menos obtengo la sensación de seguridad i eso bloquea la acción.

psicologa-mataro.jpg

4.- Cuando los actos de sana prevención se vuelven rígidos.

Esto sucede cuando evitamos cualquier riesgo por miedo a sufrir. Vivir la vida significa asumir pequeños riesgos, si evitamos sistemáticamente, confirmamos a nuestro cuerpo una incapacidad y cuanto más evitamos, menos capaces nos volvemos de afrontar situaciones similares. Por ejemplo, hay personas que no pueden utilizar el transporte público por miedo al contagio de enfermedades. Eso les lleva a evitar espacios concurridos.  Finalmente,  no pueden sentirse seguros en espacios públicos y eso hace que deban recluirse en casa para tener la sensación de que retoman el control; nada más lejos de eso, se han construido una jaula de oro en dónde han perdido totalmente el control de sus vidas.

5.-Cuando existe una experiencia traumática.

Una persona que ha sido víctima de abusos puede llevar a cabo lavados exagerados en un intento de borrar lo ocurrido. La persona lleva a cabo actos sedativos o inmunizadores, para defenderse de una agresión.


Todos somos capaces de complicar las cosas, solo algunos son capaces de simplificarlas
— Nietzsche

¿Cómo intervenimos desde la Terapia Breve Estratégica?


La TBE tiene un 71% de éxito en el tratamiento del TOC. El objetivo de la terapia es ayudar a la persona a retomar su vida haciendo que la lógica subyacente al trastorno se colapse, liberando la mente y reconduciendo el absurdo hacia la racionalidad.

psicologa-mataro.jpg

La intervención se efectúa sobre tres niveles lógicos que articulan el problema. El primero se ocupa de las acciones que la persona está haciendo que en vez de hacerla mejorar, mantiene o genera el problema (soluciones intentadas), que normalmente, para este trastorno son básicamente tres: pedir ayuda y buscar la seguridad en personas próximas, evitar todo lo que genera miedo y por último ejecutar una secuencia ritualizada con el fin de combatir el miedo o buscar retomar el control.  En ésta última, es dónde encontramos que las posibilidades expresivas del trastorno se vuelven ilimitadas. El segundo nivel de intervención es el comunicativo y el último es el nivel relacional.

 El terapeuta debe adaptarse al lenguaje y a la lógica de la persona  haciendo un traje a medida para ajustar el protocolo y así sea efectivo.


La TBE tiene un 71% de éxito en el tratamiento del TOC.

Marie Kondo propone un método de orden basado en la filosofía oriental, el feng shui y el coaching que llevado al extremo podría llegar a estructurar un TOC. Como dice Nietzsche “Todos somos capaces de complicar las cosas, solo algunos son capaces de simplificarlas”.


Falsos mitos psicológicos y engaños del marketing en alimentación.

¿Cuál es el estilo de vida más saludable? ¿Qué hay que comer y cómo debemos hacerlo?.Intentar estar informado para tener la mejor alimentación, se ha vuelto un reto. La poderosa y multimillonaria industria alimentaria nos confunde con sus campañas de marketing.

En ésta reseña del libro “Alimentación: falsos mitos y engaños del marketing” de S.Milanese y R. Milanese, encontrarás algunas respuestas.

Photo by  Brooke Lark  on  Unsplash

Photo by Brooke Lark on Unsplash

No comáis nada que vuestra bisabuela no hubiera reconocido como comida
— Michael Pollan.

Diabetes y obesidad, son enfermedades crónicas que tienen su origen en un estilo de vida poco saludable, fruto de una sociedad en dónde la alimentación ha pasado de  ser orgánica, de temporada y de proximidad, a convertirse en un producto modificado y manipulado industrialmente hasta el punto de no poder ser reconocido a simple vista, y tener que recurrir a una lista de ingredientes para saber qué nos vamos a comer.

El hombre es el único animal tan inteligente como para producir su propia comida y tan estúpido como para comérsela
— Zoe Harcombe

La industria alimentaria, junto con la farmacéutica son las más poderosas del mundo. Ambas están interconectadas y tienen enormes intereses económicos entorno la salud y los hábitos de las poblaciones. Por poneros un ejemplo, los medicamentos contra el colesterol, generan ganancias multimillonarias.

En nutrición, todos somos testigos de diferentes modas que supuestamente basadas en evidencias científicas, abren nuevos y prometedores sectores empresariales, patrocinadas por campañas de publicidad y marketing.

A través del consumo responsable, tenemos el poder de hacer que estas industrias se adapten a vender productos más equilibrados y saludables, el resto de empresas, deberán adaptarse a la demanda. Consumir alimentos que están etiquetados siguiendo las modas para ser más atractivos y por lo tanto más consumidos, es responsabilidad de todos, así un yogur que anuncia que no contiene gluten, está haciendo uso de un recurso de marketing, ya que los productos lácteos por definición no contienen elementos propios de los cereales.

En el campo psicológico, la industria de la alimentación también tiene una repercusión feroz, ya que los falsos mitos pueden contribuir a desarrollar y estructurar trastornos relacionados con los alimentos y el cuerpo.

1.-La fuerza de voluntad

En la sociedad occidental, la relación con la comida pierde el sentido de la adquisición de nutrientes, para vincularse directamente con las emociones. A veces se come para buscar el placer o simplemente para refugiarse ante emociones y sensaciones como  la rabia, la ansiedad, la frustración o la tristeza.

Solo si te lo concedes, podrás renunciar a ello, si no te lo concedes, será totalmente irrenunciable
— G.Nardone 1999

La rigidez dela mayoría de dietas, hace que intentemos ejercer la  fuerza de voluntad que acaba por hacernos perder el control, ya que se obvia esta relación que tenemos con la comida.

Es por esta razón que en una dieta, no debemos olvidar que hay que ser flexible respecto a la restricción de alimentos, introduciendo el placer en éstos y cuidando el contexto en el que se come. Recuperar el placer de comer, significa tener en cuenta dónde, con quién y de qué manera se come. Comer rápido, atendiendo al trabajo, de cualquier manera, hace que desvinculemos estos factores psicológicos tan importantes del acto de alimentarnos y a su vez hace que sea más difícil encontrar el placer y la sensación de saciedad.

La única manera de vencer una tentación es caer en ella
— O. Wilde.

2.-Puedo transgredir, total, luego lo quemo

Tener conductas compensatorias después de perder el control con la comida, es otra de las soluciones intentadas que se ponen en marcha cuando uno hace dieta.

Si esto se estructura manteniéndose en el tiempo de manera rígida, puede conducir al excersising, que se manifiesta por una obsesión por el ejercicio físico, que lleva inexorablemente a una ingestión colosal de comida (atracones) o una restricción de alimentos que rápidamente lleva a la anorexia mental.   

Un organismo con buena salud física y mental, se mantiene en equilibrio, conservando el peso ideal sin esfuerzo.

La dieta es aquél pequeño periodo de privación que precede a un aumento de peso
— G.Nardone.


3.-Lo natural es bueno, lo artificial es malo…

De nuevo, romper la rigidez en lo que se come o en la manera en la que se come, es necesario para evitar lo que puede articularse como otro de los trastornos psicológicos que actualmente más afectan la sociedad occidental. Intentar controlar de manera obsesiva los alimentos considerados saludables y/o ejecutar rituales vinculados a los tiempos, el modo y la combinación de la ingesta, conforman lo que se ha llamado ortorexia .

El veneno está en la dosis
— Paracelso.

4.-Para estar en forma, debo mantener el peso correcto

Para evaluar una buena forma física, no podemos fiarnos del IMC, que no tiene en cuenta ni la constitución física de la persona, ni su estructura muscular. Tampoco nos sirve la báscula, que nos indica una reducción de peso,  que a veces tiene más que ver con la pérdida de musculatura que con la pérdida de grasa.

El atractivo físico tiene más que ver con la armonía de las formas que en el veredicto de una báscula. Así mismo, las formas también están sujetas a modas, y el cuerpo que se consideraba atractivo en los ochenta no tiene nada que ver con el prototipo que se considera más deseable ahora. El espejo y las medidas son los dos elementos que nos pueden dar una información más fiable.

Comer sano debería ser muy fácil: escoger alimentos naturales y variados, de temporada y proximidad y escuchar las señales que nuestro cuerpo nos envía. El intento de hacer ciencia de la alimentación y el negocio de  la industria, nos confunden y nos convierten en víctimas y verdugos del progreso de la alimentación.

 

“Alimentación: falsos mitos y engaños del marketing” S. Milanese. R.Milanese.

En el siguiente enlace podéis ver la presentación del libro "Alimentación: falsos mitos y engaños del marketing” en el Colegio de los médicos de Barcelona por las autoras Simona Milanese y Roberta Milanese – 7 mayo 2018 .



Conversamos con Gemma Bufias de Terranúvol de la Terapia Breve Estratégica y sobre el libro de Simona y Roberta, si te apetece ver la entrevista, tan solo tienes que pinchar en la imagen.

10 tips para ayudaros a abordar una separación con hijos.

Cuando una pareja con hijos se separa, surgen muchas inquietudes y angustias. Una separación o divorcio se convierte en una solución a una relación de pareja que no está funcionando. Una ruptura produce un alto grado de angustia y un impacto emocional tanto en los padres como en los hijos, ya que se trata de afrontar una situación que genera gran frustración debido a la sensación de fracaso que se vincula con el hecho de no haber podido dar respuesta a un proyecto familiar.

Photo by  Aaron Torres  on  Unsplash

Sin embargo, es una situación que en breve da paso a un alivio de las tensiones que han sobrevenido en la decisión, se abre un nuevo tiempo con más tranquilidad, nuevas maneras de relacionarse y nuevos vínculos afectivos.

El hecho de plantearse la manera de comunicarlo a los hijos, hace que la repercusión de la noticia sobre ellos, tenga menor impacto.

A continuación, os propongo diez ideas a tener en cuenta cuando se presenta una situación de separación o ruptura entre los padres.

1.-Hablad.

Una vez hayáis tomado la decisión de manera responsable y hayáis acordado los principios básicos de la separación, es necesario informar a los hijos. Es mejor hablar conjuntamente un día en el que se pueda dialogar con tranquilidad, dando tiempo a los hijos para asumir la idea. Generad espacios para que los niños puedan hacer preguntas, expresar inquietudes… se trata de que puedan elaborar la información acompañados. Utilizad un lenguaje adecuado a la edad, con palabras que ellos puedan entender.

También es adecuado que el resto de miembros de la familia, profesores y otros adultos del círculo de relaciones del niño estén enterados.


2.- Dad seguridad.

Es necesario que los hijos vean a los padres como unidad, aunque ya no seáis pareja. Es muy importante dar el mensaje de que a pesar de los cambios, seguiréis velando por ellos como hijos. Hay que señalar verbalmente y a través de actitudes y conductas que como padres no os han perdido, seguís siendo una familia y que eso no cambiará nunca. En vuestras palabras y en vuestro comportamiento, deben encontrar la solidez y la seguridad que necesitan, mostraros como referentes en todo momento.  

 3.- No critiquéis al otro.

Hablar mal del otro progenitor delante de los hijos hace que los hijos se sientan mal. Evitemos que escuchen de cualquier miembro de la familia comentarios despectivos respecto al otro, ya que esto puede generar sentimientos de traición, malestar, angustia, miedo, culpa, tristeza, enojo… y afectar directamente la relación que se establece, produciendo rechazo.    

 4.- Anticipad las situaciones a los niños.

 Conservar los hábitos y las rutinas que tenían hasta el momento de la ruptura, ayuda a los niños a sentirse seguros y cómodos. El hecho de poder anticipar qué pasará, dónde irán y qué se espera de cada uno, hace que puedan vivir con normalidad una situación que de por sí genera inestabilidad. Es de ayuda mantener, en la medida de lo posible, las actividades y relaciones que tenían antes de que los padres se separaran. Los niños normalmente quieren que los padres estén juntos, ésto hace que tengamos que dar explicaciones en el sentido de que queremos lo mejor para todos, y que ésta es la mejor manera que tenemos de solucionar los problemas que han surgido. Algunos niños asumen la responsabilidad de la ruptura expresando tristeza, enojo o culpa: hay que advertirles que la decisión ha sido tomada para resolver los problemas que había en la dinámica la pareja, y por lo tanto, no es responsabilidad suya.  

 5.- Poned límites.

Velad por que los niños sigan sintiendo que pueden confiar en vosotros, es por eso que hay que cuidar vuestra imagen como padres. La manera en que os ven tiene mucho que ver con la manera que tenéis de relacionarnos con ellos. Comportaos de manera consistente, no accediendo a todos sus deseos pero tomando las decisiones que son mejores para ellos. Tratad de evitar que la culpa que os puede generar una situación de separación interfiera de manera negativa en cómo actuáis frente a los vuestros hijos.

6.- No busquéis apoyo en vuestro hijo.

No toméis los niños como confidentes en un intento de llenar el vacío que nos genera la separación. Debéis gestionar vuestra relación con los hijos recordando el rol que cada uno tiene dentro de la familia. Evitar o renunciar tener nuevas relaciones por los niños, hace que los carguéis con una responsabilidad que no les toca asumir.

Vuestra responsabilidad es también asumir todos los temas legales y económicos sin involucrar a los hijos. En caso de que necesitéis ayuda, podéis consultar un profesional dentro del ámbito legal o de la terapia familiar que os pueda dar una orientación.

 7.- Actuad con normalidad.

Como adultos los padres deben afrontar el dolor que genera una separación, haciendo un trabajo personal que les ayude a pasar el duelo por la pérdida vivida. Mostrar las emociones ante vuestros hijos os hace más humanos, pero no debéis olvidar que os han de identificar como referentes: hay que mostrar consistencia. Expresaros dentro de un margen de normalidad ayudará a empezar a vivir la situación desde otro escenario.

 8.-Cuidad la relación, aunque ya no seáis pareja.

El vínculo que se establece cuando dos personas cuando se convierten padres, es para toda la vida; cuidar la relación para cuidar este bien común es importantísimo. Los niños pueden identificar claramente los sentimientos de rabia y tristeza a través de cómo nos relacionamos con los demás. No es bueno que pidamos a los niños, a amigos o a familiares que se posicionen respecto el uno o el otro.

9.- No corráis demasiado.

¡Calma! Hay que evitar introducir nuevas personas al círculo íntimo de forma precipitada. Las nuevas relaciones se deben introducir con cuidado, evitando que generen un sentimiento de traición en los niños.

10.- Cooperad por el bien común y por el de vuestros hijos.

Tomad las decisiones en consenso, estableciendo acuerdos de manera explícita y detallada. Se trata de mantener la complicidad como padres, esto favorece la confianza de los hijos hacia vosotros, ayuda a construir su identidad, su seguridad y autoestima y en el futuro ayudará a que ellos puedan establecer relaciones más sanas.

¿Por qué nos cuesta tanto ser constantes?

CUANDO EL ORDEN ES LA EXCEPCIÓN.

Photo by  Erol Ahmed  on  Unsplash

Photo by Erol Ahmed on Unsplash

Ya hemos empezado con la rutina y los buenos propósitos han pasado a formar parte de una realidad del pasado. Nos damos cuenta pues que un cambio no puede depender únicamente de la voluntad. Tener los armarios a lo Marie Kondo no depende sólo de tu intención, quizás deberíamos plantearnos que la pila de ropa para doblar no nos invada.

"¿De dónde proviene todo este orden y esta belleza que vemos en el mundo?"  se pregunta I. NEWTON. El equilibrio de los seres vivos se establece a través de la uniformidad del desorden. Esta idea nos ayuda a plantearnos basar el equilibrio en la imperfección. Ésta imperfección me permite tolerar un pequeño desorden que me confirma que el resto permanece en equilibrio. Os pondré un ejemplo basándonos de nuevo en el tema del aseo de la ropa: tener un armario o una habitación de los trastos en casa, ayuda a que el resto permanezca con un cierto orden, se trata de mantener una armonía entre lo correcto y lo incorrecto, el bien y el mal, el yin y el yang ... hay que intentar no perturbar voluntariamente el equilibrio cósmico.

Los problemas más grandes del mundo son los que son resultado de la diferencia entre la manera en la que funciona la naturaleza y la manera en la que piensan las personas.
— Gregory Bateson.

Si el día 10 de enero ya has desistido de la dieta, ahorrar o de ir al gimnasio y eso te hace sentir mal, es porque te habías pedido demasiado. El objetivo que te habías planteado, no era adecuado a la realidad. Cuando nos empeñamos en conseguir la perfección en alguno de los ámbitos de nuestra vida, nos avocamos a la angustia y la frustración, así pues, aspirar a ser un 10 hace que cualquier opción menor nos parezca muy poco, entonces hay que mantener los estándares más bajos y concedernos que no todo esté bajo control, porque el exceso de control sobre algo hace que lo perdamos definitivamente. La sensación de no tener las riendas de nuestra vida pasa por la necesidad de mantener todo en orden.

Optar a la perfección, significa mantener una rigidez que no ayuda a gestionar una realidad que cambia. Buda dice: “La única constante es el cambio” y esto significa estar expuesto al desorden constantemente.

Poner demasiadas expectativas en el futuro nos puede arruinar el presente, ya que quien teme sufrir, ya sufre lo que teme. Permitirse un pequeño riesgo y permitirse fracasar es lo que puede ayudarnos a afrontar los retos que nos van surgiendo día a día. Para mantener el orden y la belleza, hay pues que establecer voluntariamente un pequeño desorden que mantenga el equilibrio. Generar un ligero desorden hace que el resto del sistema pueda mantener su balance. Es lo que intenta explicar la segunda ley de la termodinámica: la ley de la entropía de los seres vivos.

¿Qué pequeñísimo desorden podrías provocar para mantener tu orden?

Teràpia familiar

“El camí a l’infern està empedrat de bones intencions”

En ocasions les noves situacions sobrevingudes de l’evolució personal i familiar fan que el sistema pugui entrar en crisi. Tot el que havia resultat fins aleshores, sembla no funcionar: el nou sistema ens demana noves regles del joc.

Què pot ser motiu de consulta en teràpia familiar?

Famílies reconstruïdes o enllaçades, la vinguda d’un fill, una nova parella, una separació, una infidelitat, la convivència amb els fills d’una nova parella, la criança dels fills comuns, la comunicació amb els fills adolescents, etc… són situacions que desequilibren el sistema familiar i requereixen de noves estratègies d’afrontament als reptes que presenten aquests escenaris recents. Les situacions de crisi fan patir, però poden esdevenir una nova oportunitat per aprendre i evolucionar.

Com treballem en teràpia familiar?

Són molt comuns els casos en els que s’intenta resoldre una situació problemàtica utilitzant la mateixa manera d’actuar una i altra vegada, creant un cercle viciós, que genera, reforça i manté el problema. Aleshores, ens podem plantejar sol·licitar ajuda, per trencar aquesta inèrcia, caldrà trobar un professional que ens orienti a través d’una intervenció per tal de generar un canvi en allò que ens fa patir i treballar conjuntament per a resoldre la dificultat. En teràpia familiar tenim un mitjana d’alta de set sessions.

Cada persona té una manera única de percebre la realitat i de relacionar-se amb l’entorn, és per això que no serveix la mateixa estratègia per tothom. A la primera visita convoquem a les persones del nucli familiar que estiguin involucrades en el problema i que vulguin participar de la sessió, les següents visites es van articulant de manera estratègica per tal de gestionar el canvi i produir efectes que millorin la situació en el menor temps possible; citem doncs els membres de la família de manera individual o grupal, ja que el canvi en algun dels membres porta inevitablement el canvi en la dinàmica de la família. Durant la primera visita esbrinem com està desenvolupant-se el problema: des de quan passa? què passa?, on passa?, quines son les persones implicades?, què fa cadascú dins el context...?. Treballem doncs del present al futur, per tal que no es repeteixi el que no funciona.

El següent pas serà establir un rumb que ens guiï al port concret on volem arribar i així trobar el vent que ens hi porti, hissant  les veles que ens duguin més ràpidament. Determinem un objectiu i dibuixem les estratègies necessàries per aconseguir-lo.

Amb la idea d’establir models d’actuació complementaris al que s’estan utilitzant, ja des de la primera visita, oferim pautes per intervenir, amb la intenció de desbloquejar el problema i generar noves realitats.

Si voleu consultar qualsevol situació que us generi malestar, poseu-vos en contacte i comencem.

Los despropósitos de año nuevo


Cinco tips para conseguir no fracasar en el intento.

En pocos días empieza el 2019, como cada fin de año, hacemos revisión del que ha pasado y nos planteamos el año entrante con los clásicos buenos propósitos de cada enero.  Pero, ¿Por qué nos cuesta tanto llevarlos a cabo y mantenerlos?.


psicología-mataró.jpg

La mayoría coincidimos en la elección de lo que más nos conviene y elegimos cambiar hábitos: hacer ejercicio, perder peso, empezar dietas, ahorrar, saldar deudas, dejar de fumar… algunos se proponen grandes metas como ser más asertivo, tener más autoestima o cambiar de curro, los más osados se proponen ser más felices… ahí, con un par!.

Parece que la historia se repite cada año y siempre fracasamos en llevar nuestro propósito a cabo, como nuestro objetivo es mejorar, vamos a tener que cambiar de estrategia y no seguir haciendo siempre lo mismo. Quizás no sea el momento más adecuado, primero hay que pensar si estamos listos para iniciar el cambio o bien hay que esperar otra época del año u otro momento. También podría pasar que el cambio nos implica más costos que beneficios, entonces tampoco sería un buen objetivo para iniciar. Además para hacer un cambio, hay que elegir bien, no sirve un deseo inalcanzable, Papá Noel ya hizo los milagros.

Si todavía estás leyendo, es porque  probablemente tienes algún propósito alcanzable y para el cual estás dispuesto. Te regalo cinco tips para empezar a trabajar sin desfallecer en la consecución de alguno de tus propósitos de año nuevo.

1.- Hacer una lista de propósitos solo te puede abocar al desánimo y a la frustración por no saber por dónde empezar. Elegir un solo reto: que sea específico, realizable y medible es la mejor manera de empezar. Es mejor pensar en empezar el año sin deudas, que pensar en una lista interminable de deseos financieros.

2.-Pensar si en el pasado habíamos conseguido realizar nuestro propósito: buscar excepciones. El objetivo sería saber si podemos usar algún elemento de los que nos funcionó en el pasado, así replicarlo en nuestra nueva gesta. Si tu propósito fuera bajar de peso, estaría bien pensar si en el pasado has conseguido estar con menos peso, pensar qué no fue eficiente y qué te funcionó y probar de poner en marcha lo que te fue bien. Se trata de utilizar los recursos que ya tenemos.

3.-La intención no es lo que cuenta, como dice el dicho: hechos son amores!. Hay que pensar en un pequeño cambio e iniciarlo. Para ello te propongo segmentar la tarea en una escala en dónde el diez sería el objetivo final, el nueve, lo que tendría que suceder justo antes de conseguirlo, el ocho lo que tendrías que asumir antes de llegar al nueve y así hasta el uno. Quizás de des cuenta que estas ya en un seis o un siete. Si tu objetivo fuera hacer ejercicio, eso sería un diez, el nueve podría ser salir a bailar dos veces por semana, el ocho conocer los locales en dónde ponen la mejor música para bailar, el siete comprarte unos zapatos divinos para romper la pista, etc. Este es un mejor plan que empezar a pagar cuotas de un gimnasio en el mes de enero,¿ no te parece?.

4.- Ahora se trata de planificar la escala en el tiempo asumiendo pequeños riesgos y consolidándolos antes de pasar al siguiente escalón. Empezar por el uno y seguir hacia adelante poquito a poco sin precipitarnos.

5.-Pensar en qué tendría que hacer para arruinarlo todo. Una vez hayas conseguido llegar a diez piensa qué deberías hacer para tirar todo tu trabajo por la borda, qué arruinaría todo, ¿Qué podría hacer que fracasaras de nuevo como cada año en el propósito de mantener tus propósitos de año nuevo?

Si a pesar de todo, necesitas ayuda con los cambios que pretendes iniciar, porque te has cansado de intentar y no consigues lograr tus objetivos, contáctame y te ayudo.

!Feliz 2019!

La Navidad me deprime, ¿Será eso normal...?

May the force be with you… at Xmas.

foto @anthonytran

foto @anthonytran

Para todos, la Navidad es una época de reencuentros, eventos familiares, preparativos, compras, regalos… todo se llena de luces que incitan a consumir cosas que no necesitamos, los anuncios nos recuerdan lo necesario que es compartir, quererse, nos hacen sentir culpables por no saber cuál es la canción preferida de nuestros padres o cuán necesario es estar en contacto con los que más queremos durante el resto del año… total: un hartón de papel de regalo, azúcar y bondad en pequeñas píldoras; pero no todos podemos afrontar todo esto de la misma manera.

Tener que estar feliz en un momento determinado, nos puede no apetecer por diversos motivos, forzar una emoción que debería ser espontánea, a menudo nos complica la vida. Además, es normal sentirse un poco nostálgico, ya que recordamos las pérdidas, revisamos el año vivido y nos hacemos propósitos para el que está por llegar y muchas personas, sienten desasosiego y piden ayuda para sentirse mejor en ésta época del año.

Tener sentimientos encontrados, es completamente normal, forzarse a ser feliz y a mostrarlo continuamente en un escenario donde no siempre es posible estar con los que más queremos estar, no poder tener todo lo que querríamos tener o no poder sentir lo que deberíamos por tener todo lo que necesitamos,  genera frustración, rabia, tristeza e incluso todo esto a la vez.

Si no puedes soportar la Navidad, es normal tener sentimientos contradictorios. Si no puedes evitar acudir a eventos, acude sin ganas, quédate lo imprescindible y no te obligues a mostrar tu mejor versión. Busca algún momento para ti, no hace falta que estés siempre disponible. Recuerda que la Navidad no se queda todo el año, pasará y volveremos a la normalidad.

 

 

Trastorno por atracón

¿Qué pasa cuando pierdes el control con la comida?

foto de @heftiba

foto de @heftiba

¿Qué es el Binge Eating?

El trastorno por atracones o Binge Eating es un trastorno de la alimentación en el que la persona pierde el control con la comida, normalmente vienen precedidos por periodos restrictivos donde las dietas aseguran el atracón.

El Binge Eating tiene los siguientes síntomas:

  • Sentir que estás fuera de control

  • Comer compulsivamente grandes cantidades de alimentos

  • Engullir rápidamente durante los episodios de atracones

  • Comer hasta no poder más

  • Planificar el atracón y comer a escondidas

  • Alternar los atracones con periodos restrictivos

  • Tener sentimientos de culpa, enfado y rábia, frustración

¿Cómo funciona el trastorno por atracón?

Lo que prepara el atracón es la restricción del tipo de alimentos que comes o de la cantidad ingerida, ya que lleva a la inevitable péridia de control sobre la alimentación.

¿Cómo te ayudo?

Con la Terapia Breve Estratégica se consigue reducir los atracones, bajar de peso, mejorar el funcionamiento de la persona en general y mantener los resultados en el tiempo.

La APA (American Psychological Association) acaba de publicar un estudio en dónde Jeffrey Jackson, Giada Pietrabissa, Alessandro Rossi, Gian Mauro Manzoni y Gianluca Castelnuovo demuestran la efectividad de la Terapia Breve Estratégica sobre otros modelos en el tratamiento del trastorno.

Ataques de pánico: qué son y cómo superarlos.

Tratamiento de los ataques de pánico.

foto @thirdworldhippy

foto @thirdworldhippy

Únicamente quien ha sufrido un ataque de pánico, puede decir que ha tenido la sensación de estar a punto de morir.

La buena noticia es que, hasta la fecha, nadie ha muerto de un ataque de pánico.

La ansiedad es el más democrático de los trastornos. Lo sufren tanto hombres como mujeres de diferentes edades y en diferentes contextos socio-económicos.

Pero, ¿Cómo funciona un ataque de pánico?

Los síntomas físicos pueden ser: sudoración, temblores, taquicardias, mareo, hormigueo en las extremidades, nudo en el estómago o en la garganta, presión en el pecho al intentar respirar, sentir la cabeza desconectada del cuerpo.

Los síntomas psicológicos son gran sensación de ansiedad y pérdida de control, miedo a morir o a perder la cabeza.

La ansiedad es una manifestación fisiológica del miedo. Tener miedo es muy sano, es la emoción que nos ayuda a protegernos de las amenazas del entorno. Lo que desencadena el ataque de pánico es el intento de controlar esas manifestaciones fisiológicas que de manera paradójica se aceleran cada vez que intentamos rebajarlas. Así el pánico lo provocamos nosotros mismos al intentar no sentir el miedo. El intento de gestionar las emociones, es definitivamente lo que nos acaba generando el problema.

¿Qué es lo que convierte un ataque de pánico en un problema?

Las personas que sufren una crisis de ansiedad pueden empezar a poner remedio a las situaciones en las que se repite la sensación, y ¿Qué hace una persona que siente miedo? Evita! Dejar de enfrentar las situaciones que nos han producido terror, es una de las soluciones que ponemos en marcha cuando hemos sentido pánico. Dejar de salir de casa, dejar de acudir al centro comercial, al cine o a otros lugares “peligrosos”, dejar de utilizar el transporte público, dejar de conducir por la autopista, dejar de ir al trabajo, conforman más un problema que una solución, ya que cuanto más dejas de hacer aquello que te da miedo, más te confirmas la incapacidad de afrontar. El miedo evitado, se vuelve un miedo aumentado.

“Llevo a mis espaldas las cicatrices de las batallas que nunca he librado”.

- Pessoa.

Otra de las cosas que trata de hacer una persona que ha sufrido un ataque de ansiedad es pedir ayuda a las personas que la rodean para afrontar las situaciones que le aterroriza. Cuando puedes afrontar con ayuda te hace sentir mejor al principio, pero es una falsa sensación de control, ya que el hecho de pedir ayuda confirma de nuevo tu incapacidad para enfrentarte por ti solo.

 

Ambos intentos de solución acaban articulando lo que es el problema, ya que son lo que incapacita, invalidando a la persona que las pone en marcha.

 

¿Cómo te ayudo?

Para poder superar el pánico, te doy estrategias que hagan que puedas recuperar tu vida en tiempo breve, con pocas sesiones. Rompemos el circulo vicioso de la demanda de ayuda y la evitación descubriendo el mecanismo que está haciendo tu vida limitante haciéndote sentir incapaz. Con la Terapia Breve Estratégica desbloqueamos y solucionamos con éxito los trastornos con base ansiosa en un 95% de los casos tratados.

En esta entrevista, Roberta Milanese, psicoterapeuta, docente, escritora y investigadora del CTS os explica más sobre los ataques de pánico.

 

 

Los buenos propósitos de enero o qué hacer para amargarte la vida.

Acaba el año y ¡Cómo no!, entre los buenos propósitos como apuntarse al gimnasio, empezar una colección o hacer dieta, algunos se procuran la tarea de mejorar algún aspecto de su vida o solucionar un problema con el que hace tiempo que están lidiando y cuando no pueden hacerlo solos, entonces piden cita a un psicoterapeuta. 

foto Vinicius Amano

foto Vinicius Amano

Cuando una persona decide pedir ayuda, normalmente ha intentado solucionar su problema por sí mismo de todas las maneras posibles sin obtener resultados. A menudo, en primera sesión, la persona siente un impulso irrefrenable de hablar de todas las dificultades que se han vuelto problemas en las diferentes áreas de la vida y con las diferentes personas que la rodean. Hablar del problema con todos y a todas horas, a menudo forma parte de la generación de éste, es como abonar una planta, cada vez que hablamos, hacemos crecer el problema. Si te has propuesto empeorar, pon en marcha el intento de solucionar tu problema hablando con todos y a todas horas, es infalible!.

En el intento de descubrir cómo solucionar el problema, entender la causa tampoco nos ayuda. Buscar el porqué pensando, es otro de los propósitos que sólo pueden complicarte la vida. En vez de ésto, prueba a que tener en cuenta qué has intentado y de qué manera lo has intentado. Pon el foco en las acciones emprendidas para poner fin a la dificultad, que en vez de producir una mejora, ha empeorado la situación. No podemos ir a la guerra sin conocer el enemigo a fondo: pregúntate desde cuándo pasa, si ha mejorado o empeorado en el tiempo, con quién te pasa, en dónde te pasa y si hay alguna excepción en dónde no haya ocurrido, ésto te da pistas para empezar a trabajar estratégicamente en la modificación de alguna de las variables que están ayudando a convertir la dificultad en un problema.

Si quieres enderezar algo, debes primero aprender a retorcerlo bien
— Estratagema China.

Para seguir investigando qué cosas haces para intentar arreglar el problema que en vez de solucionarlo lo empeoran, debes pensar… ¿Qué podría hacer para amargarte todavía más la vida?. Pregúntate cada mañana qué podrías hacer o dejar de hacer, pensar o dejar de pensar durante el día de hoy, si en vez de mejorar, quisieras empeorar voluntariamente y deliberadamente tu situación actual. Evitar situaciones, pensamientos o emociones, pedir ayuda para hacer cosas que puedes hacer por ti mismo, insistir cuando no has conseguido lo que pretendias utilizando la misma estratégia, renunciar o lamentarte, són las acciones que más pueden complicarte la vida. Concéntrate en las cosas que están haciéndote empeorar, ésto te generará una aversión directa a seguir actuando de manera que pudieras seguir empeorando el problema. Se trata de una tarea que de manera paradójica te empuja a mejorar.

Si quieres mejorar, piensa qué deberías hacer para empeorar tu día.

Hacerse propósitos de año nuevo, a veces, también puede suponer una dificultad.