Terapia sexual masculina

Terapia Breve Estratégica para la superación de problemáticas sexuales en el hombre.

  foto de @charlesdeluvio

foto de @charlesdeluvio

Se habla poco de disfunciones sexuales y todavía se habla menos cuando atañen al sexo masculino, seguramente por una cuestión cultural machista que afecta socialmente a todos: hombres y mujeres y a su vez por una cuestión de pudor, ya que los temas sexuales, se refieren a cuestiones sumamente íntimas. Pero que no se hable, no quiere decir que no existan, quiere decir que son un tema tabú.

Afortunadamente, cada vez acuden más hombres a consulta queriendo solucionar problemas de eyaculación precoz, trastorno del deseo sexual o dificultades de erección, entre otros.

Todos los problemas de la esfera sexual, no solo afectan a éste ámbito, involucrando normalmente a la pareja, con lo cual, algunas veces es necesario hacer terapia de pareja, sino que también influyen en toda la vida del hombre, volviéndolo inseguro y frágil en otros contextos.

En Terapia Breve Estratégica solucionamos los problemas humanos estudiando cómo se formaron. Utilizamos todo lo que puso en marcha la persona para intentar resolver su dificultad y que en realidad, es lo que ha creado y estructurado el trastorno, creando un problema. Así pues, en terapia conseguimos romper la estructura que está generando el problema con estratagemas terapéuticas que se transforman en prescripciones a realizar entre sesiones. Las tareas realizadas, generan sensaciones y escenarios que consiguen transformar la realidad de la persona y finalmente desbloquear la problemática.

En el siguiente vídeo, podemos ver a María Andrea Hernández Perilla coautora del libro “Sexualidad Dual” y psicoterapeuta oficial del Centro de Terapia Strategica di Arezzo (CTS) en Italia dirigido por el profesor Giorgio Nardone, donde nos explica una de las técnicas que utilizamos en el tratamiento de la dificultad de erección.

Congreso de Comunicación Estratégico celebrado en Florencia en el 2014.

La Terapia Breve Estratégica tiene una eficacia de un 91% en el tratamiento de trastornos sexuales.

Los hombres que acuden a terapia después de sufrir durante años problemas en sus relaciones sexuales y que creían que su situación no tenía remedio, se sorprenden de la rapidez del desbloqueo de los síntomas y de la permanencia de la mejoría en el tiempo.