La Navidad me deprime, ¿Será eso normal...?

May the force be with you… at Xmas.

foto @anthonytran

foto @anthonytran

Para todos, la Navidad es una época de reencuentros, eventos familiares, preparativos, compras, regalos… todo se llena de luces que incitan a consumir cosas que no necesitamos, los anuncios nos recuerdan lo necesario que es compartir, quererse, nos hacen sentir culpables por no saber cuál es la canción preferida de nuestros padres o cuán necesario es estar en contacto con los que más queremos durante el resto del año… total: un hartón de papel de regalo, azúcar y bondad en pequeñas píldoras; pero no todos podemos afrontar todo esto de la misma manera.

Tener que estar feliz en un momento determinado, nos puede no apetecer por diversos motivos, forzar una emoción que debería ser espontánea, a menudo nos complica la vida. Además, es normal sentirse un poco nostálgico, ya que recordamos las pérdidas, revisamos el año vivido y nos hacemos propósitos para el que está por llegar y muchas personas, sienten desasosiego y piden ayuda para sentirse mejor en ésta época del año.

Tener sentimientos encontrados, es completamente normal, forzarse a ser feliz y a mostrarlo continuamente en un escenario donde no siempre es posible estar con los que más queremos estar, no poder tener todo lo que querríamos tener o no poder sentir lo que deberíamos por tener todo lo que necesitamos,  genera frustración, rabia, tristeza e incluso todo esto a la vez.

Si no puedes soportar la Navidad, es normal tener sentimientos contradictorios. Si no puedes evitar acudir a eventos, acude sin ganas, quédate lo imprescindible y no te obligues a mostrar tu mejor versión. Busca algún momento para ti, no hace falta que estés siempre disponible. Recuerda que la Navidad no se queda todo el año, pasará y volveremos a la normalidad.