Sacrificio

37049573_309714332906942_6175487686824951808_n.jpg

Para poder dar lo mejor, te debes consentir.
.
Reserva un espacio en tu dia para el placer. Si no consigues planificarlo, vive tu dia, párate al mediodía y revisa si durante la mañana ha sucedido algo espontáneamente. En caso contrario, crea de manera voluntaria la sensación, concediéndote un pequeñísimo capricho.
.
¡Cuéntame cómo te va con esto!