7 cosas a las que debes renunciar para ser feliz.


Hay personas que piensan que para ser feliz hay que tener una actitud positiva ante la vida, escoger lo que nos conviene, pero a veces, hay que tener en cuenta de qué cosas debemos escapar para conseguir el propósito de la felicidad.


Photo by  Lesly Juarez  on  Unsplash

1.- Victimizarte.

Quejarte delas situaciones que vives, de las personas que te rodean, quejarte de ti mismo, del destino o de cómo está montado del mundo, puede servirte de desahogo momentáneamente pero de ninguna manera te ayudará a solucionar ningún problema. La queja consigue culpabilizar, ya que comportarse como una víctima siempre sitúa a la fuente de la queja en posición de verdugo, desvinculándote de la responsabilidad que tú tienes en encontrar una solución al problema.

“El primer paso de la sabiduría es acusar a todos, el último en reconciliarse con todos”. G. Lichtenberg.
— MM

Hablar de los problemas, no solo no ayuda a resolverlos sino que los mantiene, los magnifica, ya que se les da una importancia prioritaria, y crea nuevos problemas, ya que involucra a todos aquellos que escuchan y comparten esa queja.

2.-Esconder tu fragilidad.

Las personas que se muestran todo el tiempo perfectas e intentan tener todo el tiempo un comportamiento impecable, generan desconfianza y desagrado. Si intentas esconder  tu fragilidad a toda costa la haces más evidente. Si puedes concederte no ser perfecto, es cuando puedes mostrar tu fortaleza.

3.-Dejar de correr riesgos.

Toma decisiones y concédete equivocarte si no te sale bien. Correr pequeños riesgos asumibles confirma tu propia capacidad. Si piensas que sino ganas no juegas, te limitas porque, quien no arriesga no gana.

“No esperes el momento adecuado, créalo”. B. Shaw.
— MM

4.- Intentar ser productivo siempre.

Para poder dar lo mejor, hay que concederse perder el tiempo.  Ser productivo es descansar y concederse el tiempo necesario para poder no hacer nada.

5.-Estar siempre disponible.

Deja de decir siempre “si”, si lo que quieres es decir “no”. Estar siempre disponible para los demás hace que perdamos valor. La necesidad de agradar y de estar siempre a la altura hace que nos mostremos siempre solícitos, incluso cuando no te necesitan o no te han pedido ayuda. Ponerte límites a ti mismo y a los demás ayuda a que los otros puedan relacionarse de una manera más saludable contigo.

6.-Cultivar la impaciencia y la inmediatez.

Los resultados a nuestro esfuerzo rara vez se dan de manera inmediata. Hace falta mostrarse constante en la consecución delos objetivos que nos marcamos, actuando en pro de estos con pequeños pasos que nos vayan acercando sin prisa, pero sin pausa.

“Como tengo prisa, iré bien despacio”. N.Bonaparte.
— MM

7.-Busca la perfección.

La perfección no existe en la naturaleza, ya que todo aquello que es perfecto no puede evolucionar  y tiende a desaparecer.  Busca la excelencia pero no la perfección.

Recuerda:

“Un viaje de mil millas, empieza con un pequeño paso”. Lao Tse.
— MM

Maribel de Maya.

Psicóloga general sanitaria col. núm. 21.754.

Psicoterapeuta oficial del Centro de Terapia Estratégica

"