terapia breve estrategica

¿Qué historia muestran tus cicatrices?



Las personas resilientes han tenido que asumir el dolor de una vivencia a menudo traumática y absorberlo por necesidad, no se trata de una opción voluntaria ni consciente, no obstante superar los propios límites ha transformado a la persona generado nuevas competencias.



resiliencia-kintsugi-terapia-estrategica-mataro.jpg

El dolor no afrontado vuelve a las personas frágiles, para superarlo no nos queda más opción que vivirlo y atravesarlo. Cuando finalmente logramos metabolizar ese dolor, la capacidad de recuperarse no pasa por borrar la herida, sino por hacer que la cicatriz tenga una nueva utilidad, así como en el arte japonés del kintsugi, los objetos de cerámica rotos se reparan con hilos de  oro en las grietas, que en vez de ocultarlas, las destacan como motivo de orgullo.

El Kintsugi muestra un momento único en su historia del objeto, volviéndolo más hermoso que el original una vez ha sido reparado, ya que ensalza la fortaleza con las que las grietas se unen creando un nuevo objeto más fuerte y bello que el anterior. Las cicatrices son hermosas porque son testigos de la superación.


El mundo nos rompe a todos, y luego algunos se hacen más fuertes en las partes rotas.

– Ernest Hemingway –
— MM

 

Del mismo modo cuando una persona sufre dolor y tiene una historia, en cierta manera se rompe, todo lo que atravesamos nos pone ante el reto de superar nuestros propios límites, aprendiendo dela dificultad afrontada, y eso la hace más bella.

Depende de nosotros pintar las heridas de nuestras batallas con oro y hacerlas más hermosas y resistentes. Llevar las cicatrices con honor y mostrar los hilos de oro que unen nuestras partes dañadas, nos da un nuevo valor, una nueva versión de nosotros mismos, volviéndonos más fuertes y capaces de asumir nuevas experiencias.




Maribel de Maya.

Psicóloga General Sanitaria col. núm. 21.754.

Psicoterapeuta Oficial del Centro de Terapia Estratégica.